4 Consejos para cuidar tu diálogo interno

¿Cuidas tu diálogo interior? Siempre solemos estar más atentos a cómo nos tratan los demás, cómo nos hablan o como tratamos nosotros en general a la gente. Pocas veces nos paramos a analizar sobre cómo nos tratamos a nosotros mismos. Aquí está el error.

¿Cómo te hablas? ¿De qué tipo de mensajes llenas tu cabeza? Eres la persona con la que pasas más tiempo, por tanto…¿has pensado de qué manera te tratas?

Disminuye el diálogo interior. Cada fragmento de tu diálogo interno es una pequeña historia que te da vueltas en la cabeza y luego la realidad que percibes se filtra a través de los lentes de esa pequeña historia.
Eckhart Tolle

Los pensamientos están relacionados con la percepción que tenemos del mundo.

Depende de cómo pienses, verás el mundo. Sobre todo porque verás exactamente lo que quieras ver. Es lo que ocurre cuando empiezas a ver cosas en todos lados relacionados con un tema que ocupa tu mente. Por ejemplo, a muchas mujeres les ocurre que cuando quieren quedarse embarazadas empiezan a ver recién nacidos o embarazadas en cualquier lugar. Quizás antes también estaban cerca, pero el foco estaba en otra cosa, otros pensamientos.

Cuida qué es lo que estás pensando y también que mensaje te estás transmitiendo a ti mismo.

Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado. – Un curso de milagros.

Es importante romper con esas creencias limitantes y el autosabotaje que viene de lo que nos decimos y de la historia que nos hemos contado todo este tiempo. Aquí les dejo algunas ideas que nos ayudan a ello:

1. Dejar de pensar en lo que te falta en la vida.

A lo que debemos prestar atención es a aquello que quiero atraer a mi vida. Eso hace que el sentimiento de carencia se transforme en un foco hacia lo que quieres conseguir. Mientras estás concentrado en crear un plan de acción para llegar a  eso que quieres, no piensas en lo que no tienes. Solo sabes que vas a por ello y pones toda tu energía para que suceda.

2.Dejar de pensar en las circunstancias de tu vida.

Si ahora hay situaciones de tu vida con las que no estás muy satisfecho, tranquilo, es un momento, no significa que toda tu vida no te guste. Todo es temporal.

Enfócate en aquello que te llena, que te apasiona y con lo que disfrutas. Deja de quejarte y activa tu mente para cambiar hábitos. Deja de hablarle al mundo de forma negativa y así te estarás entrenando para dejar de hacerlo también hacia ti mismo. Con esto conseguirás cambios con los que te sentirás mucho mejor.

Cuando empezamos a concienciarnos de nuestro diálogo interno y a amarnos realmente,  podemos sanarnos, cambiar nuestra vida y cambiar el mundo. – Louise Hay.

3. Dejar de pensar en cómo han sido las cosas siempre.

Es el momento de dejar de identificarse con el pasado. Con las historias que nos han ocurrido o nos hemos contado. Si sigues contándote lo mismo de siempre, obtendrás los mismos resultados. Libérate de las partes de tu historia que te limitan.

4. Dejar de pensar en lo que la gente quiere para ti.

Es probable que tengas amigos, familiares, conocidos, que saben exactamente qué deberías hacer, cómo deberías pensar, a qué partido votar, qué actividades de ocio hacer, cómo organizar tu vida o cuánto tiempo pasar con ellos. A eso se suma la manipulación a la que nos vemos sometidos a veces y la culpabilidad por “no cumplir las expectativas”.

Plantéate si lo que los demás quieren para ti, es lo que quieres tú.

Acepta que siempre habrá opiniones sobre cómo llevar tu vida, pero piensa que todos hablamos desde nuestra percepción del mundo y desde nuestra historia, desde nuestros miedos y deseos. Eso no está relacionado con lo que tú has vivido y lo que quieres para ti. Porque lo que si es verdad, es que existen infinitas visiones del mundo, de la vida y de la felicidad.

Si te sientes perdid@ sin saber por dónde empezar, el coaching se convierte en una herramienta muy eficaz para mejorar la relación contigo mism@.

Si te apetece tener un poco más de información, pincha en la imagen y descubre los diferentes packs y beneficios que te aportarán.

A %d blogueros les gusta esto: