Creo que no somos concientes de la importancia que tiene el perdón en nuestras vidas. No el que «nos den» los demás. Sino el perdón que nos privamos de darnos nosotros. En este post conocerás 7 técnicas para perdonar.

Llevamos tanta culpabilidad, y la arrastramos desde hace tanto tiempo que creemos que vivir así es normal.

En muchas ocasiones incluso no nos permitimos cometer errores, fracasar, equivocarnos, decir no, priorizarnos, dejarnos sentir, etc.

Y si no nos perdonamos, tampoco perdonamos a los demás. Cuando comprendemos que todo es un espejo, que nuestro mundo es un reflejo de nuestro interior, entonces comenzamos a explorarnos,  queremos sentir paz.

El perdón no siempre es fácil. A veces, el perdonar al que lo causó se siente más doloroso que la herida que se sufrió. Y sin embargo, no hay paz sin perdón. – Marianne Williamson

En el libro el Poder del Perdón, Raimón Samsó nos da algunas técnicas  para perdonar.

Lo que sugiere en primer lugar es que hagas un repaso de las personas por las que crees sentir resentimiento. También aquellas con las que tienes lazos fuertes, y con las que sientes que tienes cosas que resolver.

Propónte llevar a cabo la técnica del perdón diaria. Puedes empezar por los casos que te resulten más fáciles.

1.Técnica de los mocasines

Esta probablemente ya la conozcas y la hayas experimentado. Se trata de ponerse «en los zapatos» del otro y así empatizar con su situación, con su forma de ser,  de relacionarse y de vivir en el mundo. En este apartado la diferencia es que Raimon Samsó nos invita a hacerlo durante un mes.

2. Abrazo Mental

Esta técnica consiste en hacer un ejercicio de visualización.

Para perdonar a través del tiempo y de la distancia, envía amor mentalmente a lo que sea que supone el origen de tu sufrimiento.- Raimon Samsó

  1. Visualiza a esa persona delante de ti. Intenta ver lo bueno, la luz en alguna parte de ella.
  2. Cuando consigas verlo como a un igual, dale un abrazo  mientras le das las gracias. Luego retírate.
  3. Repite el abrazo las veces que necesites, hasta sientas que la herida sana.
  4. Si vuelves a coincidir con esa persona, comprobarás que el sentimiento ha cambiado.

3. La única elección

Pregúntate: ¿Elijo la paz o el sufrimiento? ¿Tener paz o tener razón?¿Vivir desde el amor o desde el temor?

Toma la decisión desde dónde quieres vivir. En cada momento de conflicto, recuerda tu elección y priorízala.

Contempla a todo el mundo bajo la luz del perdón.

4. Visualización del perdón

Elige a la persona a perdonar, o la situación que quieres sanar.

  1. En calma, imagina una hermosa luz cálida, acogedora, que desciende de lo alto de tu cabeza y envuelve tu cuerpo.
  2. Visualiza frente a ti a la situación, persona que quieras perdonar. Invítala a entrar en tu burbuja de luz. Al compartir esa luz, esa persona o situación se convierten en algo bueno, luminoso, inocente.
  3. En la burbuja del perdón, perdonas a su Ser esencial, yo superior o a la vida.
  4. Cuando le observes, percibe el aura de luz que le rodea, es la esencia, el amor que nos rodea a todos.
  5. Acuerda dejar atrás todo conflicto para abandonar la culpa y los errores del pasado y seguir adelante.

5. ByPass del Ego

Perdonar es pasar por alto un comportamiento. Trascenderlo. Ir más allá.

Mira más allá de la persona que tienes delante. No pongas atención a lo aparente, enfócate en lo sutil. Es su espíritu en un viaje interior para recobrar su identidad de luz.

No le prestes atención a su personalidad, sus actos o sus errores. Tú ego y el suyo no son reales, son escudos de protección por el miedo que sentimos.

Si te amenaza, ve un ego temeroso. Si te grita, ve un ego aterrorizado Si te ataca, ve un ego desesperado.

No estamos acostumbrados, pero debemos reenfocar la mirada y llegar al centro de su Ser. Allí el perdón es automático.

6. Caminar para perdonar

Ofrece un paseo a la persona o situación que deseas perdonar. Será una forma de hacer meditación, y llevarte a la paz.

Con cada paso envías amor a la persona o situación.

7. Ho’oponopono

Esta es mi técnica favorita. La que más uso. La puedes combinar con la anterior; caminar, mientras repites las palabras clave del ho’oponopono: 

Gracias, te amo, lo siento, por favor, perdóname.

De esta forma elevas tu vibración, sanas tu interior, mejoran tus relacionas y perdonas. Es importante recordar que estas palabras no se las estás diciendo a nadie. Se dirigen a tu yo superior para que limpie todo aquello que no te sirve y que te hace sufrir.

También ayuda trabajar el niño interior, hablar con él de forma dulce, visualizarte a ti con 5 o 6 años y tratarte con cariño y dulzura.

Espero que estas técnicas te ayuden a sanar esas heridas a través del perdón.

Es el momento de liberarte de toda la autoculpa y seguir adelante.

Libros recomendados:


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.