¿Por qué buscamos desconectar, cuando lo que necesitamos es conectar? 

Ayer, en una reunión familiar, de esas en las que parece que la gente está con ganas de estar y de hablar (que no suelen ser muchas), surgió el tema de personas que realizan actividades de riesgo.

Ellos hablaban de aquellas en las que se apuesta, en las que puedes incluso salir lesionado o perder la vida. Decían que no entendían cómo la gente se arriesgaba tanto por dinero. ERROR.

No es por dinero. Aunque superficialmente crean que es por la sensación de ganar, lo que buscamos en este tipo de actividades de “riesgo” es el conectar en ese momento.

Con el aquí y el ahora.

Cuando nos sentimos en una situación de peligro, todos nuestros sentidos están conectados en el momento presente.

Toda nuestra atención está enfocada en ese momento. Estás aquí y ahora.

No existe pasado, futuro, problemas, preocupaciones,…Todo eso desaparece. Somos conscientes del presente.

Eckhart Tolle lo explica muy bien en su libro El poder del ahora:

 

La razón por la que a algunas personas les encanta embarcarse en actividades peligrosas, como el montañismo, las carreras de autos u otras, aunque puede que no sean conscientes de ello, es que los fuerzan a entrar en el Ahora.

Ese estado intensamente vívido que está libre del tiempo, libre de problemas, libre del pensamiento, libre del peso de la personalidad.

Resbalar fuera del momento presente, siquiera por un segundo, puede significar la muerte. Desafortunadamente, llegan a depender de una actividad particular para estar en ese estado. Pero usted no necesita escalar la cara norte del Eiger.

Puede entrar en ese estado ahora.”

La sociedad en la que vivimos va tan rápido que no nos paramos a hacernos preguntas.

Trabajamos toda la semana, deseando que llegue el viernes. Actuamos como autómatas cada día y en nuestro tiempo libre buscamos actividades para distraernos y no pensar.

Luego llega la noche, y en nuestra cabeza aparecen pensamientos que nos producen miedo, frustración, inestabilidad, tristeza,…el ego está haciendo su trabajo.

Y pasan dos cosas, o caemos en la tristeza más profunda, o hacemos lo posible para distraernos.

Son pocas las personas que con determinación deciden actuar desde ese momento, escribiendo lo que les preocupa, o prometiéndose cambiar cosas en su vida, y llevándolas a su realidad.

Así que en caso de seguir en el estado de “distracción” pasan semanas, meses y años y no nos enfrentamos a nosotros mismos.

Se que es difícil, se que lleva tiempo y se que es complicado llegar a este tipo de “actitud de vida” porque el entorno no ayuda.

Pero siempre existe alguna persona que está cerca con la que se puede tener alguna conversación profunda, que incluso viva desde el ahora.

Hay actividades que te enseñan a estar presente, y que no suponen riesgo alguno.

A mí me ha ayudado muchísimo, para aprender a tomar consciencia del presente, el yoga. Aprendes a tener consciencia de tu cuerpo y a conectarte contigo mismo, y con la práctica (y un buen maestro), consigues llevar este concepto a tu vida diaria. Estás viviendo aquí y ahora.

La meditación es algo que también ayuda a estar presente y a eliminar el concepto de tiempo psicológico. Hay infinitos libros que te enseñan este tipo de prácticas de consciencia, técnicas, talleres de mindfulness, conferencias, audiolibros, etc.

Solo tienes que atreverte y ser constante. ¡No pierdes nada por intentarlo! Solo vas a ganar. Estás en el momento perfecto para el autoconocimiento.

El momento es Ahora.

Enlaces de interés: Libro: El poder del Ahora.

Nota: Es imposible describir todo lo que enseña a nivel de consciencia, presencia y autoconocimiento El poder del Ahora.

Si quieres aprender a un nivel profundo e interno sobre ti mismo y cambiar desde dentro. LÉELO.

Para mí supuso un salvavidas. Hablaré de él en otro post. (¡Aunque mi entorno está cansado de escucharme hablar sobre él!) Te invito a que te descubras con su ayuda. ¡Empieza el camino!

 

A %d blogueros les gusta esto: