¿Cómo empiezo a meditar?

¿Cómo meditar?

La meditación se ha convertido en un tema habitual en muchas conversaciones. Sobre todo cuando esas personas están o quieren introducirse en el camino del crecimiento personal.

Probablemente han escuchado hablar de esta técnica, algún amigo ha comenzado a meditar, en algunos gimnasios empiezan a ofrecer sesiones, los famosos hablan de que la utilizan como práctica diaria, etc.

Una técnica milenaria que en los últimos años ha llegado de forma llamativa al mundo occidental.

La verdad en si misma solo puede ser alcanzada dentro de uno mediante la más profunda meditación y conciencia. – Buda

En ese momento en el que nos empieza a llegar información, desde diferentes lugares y con beneficios tan claros para la salud, nos preguntamos si podríamos ser uno de esos practicantes “tranquilos e iluminados”.

“El regalo de aprender a meditar es el más grande regalo que te puedes dar en esta vida”. Sogyal Rinpoche

A una persona que quiere empezar en el mundo de la meditación le surgen varias preguntas. La primera de todas es:

¿Cómo empiezo?

Otra de las preguntas que más me repiten es la de: Pero…¿Cómo dejas la mente en blanco?.

La respuesta es muy simple: No tienes que hacerlo.

Cuando te sientas a meditar, tu mente seguirá trayendo pensamientos. Aparecerán en tu cabeza. La idea es que los observes. No te identifiques con ellos. No los alimentes enlazando pensamientos y enganchándote con sentimientos o juicios.

Solo obsérvalos.

Cuando la meditación es dominada, la mente es inquebrantable como la llama de una vela en un lugar sin viento. – Bhagavad Gita

Pasos para comenzar a meditar:

  • ¿Cuándo?

Lo recomendable es hacerlo en algún momento del día en el que sepas que nadie te va a molestar.

Nuestra mente y nuestro cuerpo son muchos más receptivos para la meditación a primera hora de la mañana, cuando nos despertamos o antes de irnos a dormir. Estamos en un estado relajado, dejando de lado el estrés y las tareas del día.

  • ¿Dónde?

Es importante que sientas que no serás interrumpido. Que el lugar que escojas sea uno en el que sientas tranquilidad y comodidad. Donde la temperatura debe ser agradable y el aire no esté cargado.

  • Posición

Puedes meditar tumbado, sentado en una silla, en el suelo con las piernas cruzadas normal, en posición de medio loto o loto (esto último para los más yoguis).

  • Duración

Seguro que has leído que lo normal es hacer una meditación de una hora y cosas así.

Olvídalo. Estamos empezando. Comienza con lo que puedas. Te recomiendo que al principio sea un mínimo de cinco minutos. Así por lo menos te da tiempo a conectar con el momento y con tu respiración.

Poco a poco puedes ir aumentando el tiempo de forma progresiva. Una vez más, se paciente contigo.

  • Tipo de meditación.

En internet encontrarás infinidad de meditaciones de todo tipo.

Empieza por alguna guiada, tipo yoga nidra, alguna con visualización o si quieres puedes atreverte con sonidos de la naturaleza, esto relaja mucho.

No olvides volver a centrarte en tu respiración cada vez que sientas que empiezas a meterte en el torbellino de pensamientos.

Prueba varios momentos del día, y escoge con el que te sientas más cómodo, así como diferentes opciones de meditación. Lo interesante es que des con un estilo que te ayude y con el que te sientas bien.;)

Si empiezas con algo de música relajante, esta podría ser una buena opción:

 

Si te interesa este tema, te invito a leer el siguiente post: ¿Por qué buscamos desconectar, cuando lo que necesitamos es conectar?

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: