Ladrones de tiempo

¿No te pasa a veces, que sientes que se te va el tiempo y no has hecho nada? ¿No sabes cómo mejorar tu gestión del tiempo?

¿Se te acumulan tareas día tras día? ¿Que te distraes con facilidad y terminas procrastinando?

Hablemos entonces de los ladrones de tiempo.

Cada uno tiene sus propios ladrones de tiempo, pueden ser conversaciones de whatsapp sin sentido, emails, llamadas de teléfono, divagar por las redes, ver la televisión, dormir más tiempo del debido, etc.

En cada caso será diferente. Tienes que detectar cuáles son los tuyos.

¿Qué actividades te hacen perder tiempo y energía?.

Piensa en aquellas que te desenfocan de lo importante, y te limitan para obtener resultados más productivos.

Es verdad que desde siempre hemos sabido que perdemos el tiempo, pero creo que siempre lo vemos cuando es algo muy grande, tipo; hoy me he pasado la tarde viendo series. 

Pero hay actividades del día a día que nos eliminan horas que pueden ser productivas para nosotros mismos. Creo que lo importante es detectar qué nos roba el tiempo y también la energía.

En mi caso algunas de las que he empezado a trabajar desde hace unos meses son:

  • Dejar de dar prioridad a mensajes de whatsapp. Bloquearlo cuando estoy enfocada en algún proyecto o lectura.
  • Dejar de divagar por las redes sociales, que te llevan a artículos, que te llevan a videos, etc. Cortar esta cadena desde que soy consciente de qué estoy haciendo.
  • Levantarme antes. Entre las 5 y 6 de la mañana.
  • Eliminar tiempo con personas y conversaciones tóxicas. De esas que tienen de por medio quejas y críticas.

En el libro Supercoaching de Raimon Samsó, nos da algunas ideas para ayudarnos a preservar nuestro tiempo:

  • No cojas siempre el teléfono.
  • No revises tu email constantemente.
  • Evita conversaciones insustanciales.
  • Haz dieta de medios de comunicación.
  • Desenchufa tu televisor.
  • No frecuentes personas o sitios que no te inspiran.
  • Aprende a decir “NO” a lo que no va contigo.
  • Haz una sola cosa a la vez.

Deja de perder tiempo con cosas que no lo merecen.

Se consciente de cuáles son y si te cuesta eliminarlas de tu vida, intenta cambiarlas por hábitos que sean beneficiosos para ti.

Por ejemplo, antes me gustaba hablar por whatsapp con mis amigos, así que cada vez que detectaba que buscaba conversaciones (mayoritariamente insustanciales), cambiaba de plan y como me encanta leer, cogía el libro que me estuviera leyendo y me ponía a leer.

Así que ahora, las conversaciones por whatsapp son algo que he conseguido eliminar de mi día a día.

¿Te animas a detectar tus ladrones de tiempo y mejorar tu gestión del tiempo? ¡Ánimo!