Todos tenemos épocas en las que estamos más productivos, completamos todos los objetivos del día y la semana, nos sentimos satisfech@s con la gestión del día y estamos en sintonía con la meta final.

Sin embargo, hay etapas, que por una u otra razón te vas perdiendo, te falta motivación, las tareas que tienes te aburren o simplemente no te llenan lo suficiente. Te organizas mal los días y las semanas, sin objetivos claros, apagando fuegos en actividades que no te aportan nada.

Creo que el 2020 nos está dando un poco de todo. Hemos pasado por diferentes estados de ánimo, en los que prevalece la incertidumbre (espero que en tu caso, no sea el miedo), nos dejamos ir y abandonamos la organización del día, o los objetivos a medio y largo plazo, con la excusa de que no sabemos que va a ocurrir.

Sé que ahora, más que nunca, parece que no tenemos el control de nada (aunque en realidad siempre es así, porque lo que creamos normalmente es una falsa ilusión de control).

¿Qué puedes hacer?

No te abandones.

Ahora más que nunca es imprescindible crear una rutina con actividades que te hagan sentirte bien contigo mismo, en los que haya autocuidado, crecimiento personal, actividad para ponerte en marcha y objetivos que te acerquen más hacia meta, ignorando, si es necesario, la incertidumbre.

  • Elimina las distracciones, las adicciones con el móvil, la televisión, las redes sociales, lo único que hace ahora mismo es crear miedo y desinformar.
  • Deja de lado por un tiempo las relaciones y personas que no te hagan sentir bien, que están en un continuo estado de queja, pereza, desánimo o miedo.
  • Márcate un objetivo y vete a por él. (Recuerda, pásalo por el filtro s.m.a.r.t.. Debe ser específico, medible, alcanzable, realista, y con fecha determinada para cumplirlo)

En el libro El Club de las 5 a.m., el cuál te recomiendo, existen ciertas pautas que te ayudan a encontrar esa rutina motivadora que te hará olvidarte de la incertidumbre.

Aquí te dejo 5 reglas para que te ayudarán a ponerte en acción:

  • Regla nº1

La adicción a la distracción es el fin de tu producción creativa.

Los creadores de imperios y los que escriben la historia dedican una hora a sí mismos antes del amanecer en la serenidad que escapa a las garras de la complejidad y se preparan para un día de primera.

  • Regla nº2

Las excusas no crean ningún genio.

Que no hayas adoptado el hábito de levantarte temprano antes no significa que no puedas hacerlo ahora. Deshazte de todo el raciocinio y recuerda que las pequeñas mejoras diarias, si se hacen de forma constante, conllevan con el tiempo unos resultados asombrosos.

  • Regla nº3

Todo cambio es duro al principio, desordenado a la mitad y precioso al final.

Todo lo que ahora te parece fácil, al principio te pareció difícil. Con un práctica constante, levantarte con el sol se convertirá en algo normal y automático para ti.

  • Regla nº4

Para obtener los resultados de la élite del 5%, debes empezar a hacer lo que el 95% de la gente está poco dispuesta a hacer. Cuando empieces a vivir así, la mayoría te dirá que estás loco. Recuerda que el precio de la grandeza es ser etiquetado de extravagente.

  • Regla nº5

Cuando tengas ganas de rendirte, continúa. El triunfo ama a los implacables.

 

Recuerda que todo es empezar.

Toma un papel y bolígrafo ahora mismo y comienza a crear tu rutina de motivación para ponerte en marcha.

Escribe tus objetivos para final de año. Intenta que no sean demasiados, porque si no te vas a desinflar en el camino a conseguirlos. Sé coherente con lo que puedes conseguir en lo que queda de año. Algo que sea motivador, que en el proceso te haga crecer y que te ayude en el día a día para ponerte en acción.

Divide ese objetivos en pequeños objetivos mensuales, semanales y diarios.

Combina esas acciones que te llevan hacia tu objetivo con acciones que te hagan estar bien interiormente. Lee unas páginas al día de algún libro que te inspire, escribe un diario, haz una lista de agradecimientos, medita quince minutos, haz algo de deporte, come menos azúcar y añade algo de fruta al día, oblígate a salir a algún sitio que te inspire cuando sientas frustración, tristeza, desánimo, miedo,…cambia tu energía conectando con la naturaleza. Relaciónate con gente que de verdad tenga buena energía y no te sientas culpable por priorizar estar bien por cualquier otra cosa.

Ahora también es el momento de escucharse, conectar contigo y con el Universo y lo que es importante de verdad.

Respira. Aunque este no sea el mejor momento de tu vida, estás aprendiendo algo.

 

Si te apetece leer más sobre este tema, te recomiendo los siguientes post:

Libros recomendados

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.