Se un Lider en tu vida

Desde hace más de un año, decidí aumentar la cantidad de libros que leía normalmente. Me encanta leer, así que obligarme a tomar un tipo de hábito así, no me costó demasiado.

Lo que sí he notado, es la cantidad de conocimientos que he recogido y cómo he aprendido a priorizar mi tiempo, escogiendo, muchas veces como primera opción, la lectura de algún buen libro.

El libro que acabo de terminar es El Líder Que no Tenía Cargo, de Robin Sharma. En él nos explican como desarrollar y ser un lider en todo lo que hagamos.El personaje principal va teniendo conversaciones con maestros que le dan una serie de reglas y pautas para conseguirlo.

¿Y por qué trabajar a nuestro Líder interno?

Para vivir cada día siendo un poco mejor, reinventándonos. Haciendo aquello que nos apasiona, siendo coherentes con nosotros mismos y dando lo mejor de nosotros en cada cosa que hagamos.

¿Para qué?

¡Para sentirnos mejor, estar satisfechos con lo que hacemos, ser felices y vivir en sintonia con nuestro Ser interno!

+ En la primera conversación, nos da una serie de reglas para desarrollar de forma eficiente ese Líder que tenemos todos, sin necesidad de tener un cargo.

Nos recuerda que tenemos que ser innovadores, que tenemos que trabajar para ser excelentes en lo que hagamos, ser auténticos, añadir valor a aquello que hacemos y ser éticos.

+ La segunda conversación, con el segundo maestro, nos habla de las épocas turbulentas.

Aquellas que podemos convertir, si queremos, en oportunidades para ser más fuertes y convertirnos en un líder.

Las reglas para conseguirlo son la sinceridad, el priorizar (centrándote en lo mejor y olvidándote del resto), la acción ante la diversidad (es el antídoto a la desesperación), el responder y no reaccionar (controlar nuestras actitudes reaccionarias) y el inspirar a los demás.

+ La premisa de la tercera conversación es tener relaciones más profundas para que tu liderazgo sea más fuerte.

Ser servicial. Haz tu trabajo lo mejor que puedas. Escuchar. Debes ser un maestro en comprender a los demás. Habla menos y escucha de forma más activa. Relacionarse. Conéctate con la gente con una actitud amable y positiva. Valorar la diversión. Si te diviertes en lo que haces, te implicarás más. Estima y cuida a los demás.

+ Por último, tenemos la cuarta conversación, que nos dice que para ser un gran líder , primero hay que ser una gran persona.

Tenemos que saber percibir las condiciones y las circunstancias que nos rodean. Ser empáticos con los demás, porque vemos el mundo tal como somos nosotros, no tal como es. No somos conscientes de aquello que no conocemos.

Otra de las pautas es la de hacer ejercicio y cuidar la salud.

Inspirarse, haciendo actividades como escuchar música o tener contacto con la naturaleza.

Nutrir las relaciones con nuestros seres queridos.

Y la última, elevar tu estilo de vida, haciendo algo todo los días para mejorarlo y disfruta de las cosas que te da la vida.

Muchas de las pautas que nos da el autor, son hábitos que deberíamos aplicar en nuestro día a día. Debemos ser conscientes que nuestro mundo es resultado de nuestros pensamientos. De nuestro diálogo interno.

A continuación les dejo algunas frases de esas que alimentan el aprendizaje:

Una de las mejores decisiones que puedes tomar, es la de derribar metódicamente, todos los muros que hay entre tú y tu genio.

El liderazgo consiste en hacer oídos sordos a las ruidosas voces de los demás para poder oír con claridad el mensaje y la llamada de tu interior.

Todos tenemos en nuestro interior una mina de valentía que está deseando que la exploten.

Las críticas son el mecanismo de defensa que utiliza la gente asustada para protegerse del cambio.

Haz todos los días aquello que te asusta y transformarás tu miedo en fuerza. Así es como uno adquiere seguridad y se hace invencible.

Da la bienvenida al cambio. Pronto te encontrarás en un estado en el que todo es posible.

Todos los miedos que acompañan tu progreso como lider y como persona, no son más que las mentiras que te has contado a ti mismo. ¡La vida es demasiado grande para conformarse con poco!

Libro: El líder que no tenía cargo, de Robin Sharma.