4 Ejercicios de Yoga antiestrés

Si te interesa el tema del desarrollo personal y estás en un estado de búsqueda personal y bienestar,  probablemente ya habrás escuchado hablar de actividades físicas que te ayudan en esa tares.

En mi caso, una de las que más me enseñó a estar presente y a conocerme a todos los niveles, fue el Yoga.

Los beneficios que nos aporta el Yoga son infinitos.

Es curioso como una actividad física puede en algún momento removerte cosas que no sabías que estaban ahí.

Hay posturas que te dan un miedo inexplicable. Otras con las que sientes nerviosismo o agobio, estrés o ganas de llorar,…Se comienzan a mover cosas dentro de ti a nivel energético y salen para materializarse y para liberarte.

Te estás conociendo. Y esa parte inconsciente que está “durmiendo” la mayoría del tiempo en nuestras vidas, comienza a desbloquearse y a salir a través del cuerpo.

Es cuando te das cuenta de que estás comenzando a cambiar. Es el momento de mantener, de forma más continua, ese estado de bienestar que buscas. El Yoga te ayuda a hacerlo.

Por esta razón voy a dejarte una lista de posturas (asanas) para que hagas y pruebes cuando te sientas estrés en tu vida.

1.Perro cabeza abajo (Addho Mukha Svanasana)

Eleva las caderas, endereza las piernas (sin forzar) e intenta llevar los talones hacia el suelo. Baja la cabeza.  Presiona la base de las manos contra el suelo, estira los dedos y extiende hacia arriba los brazos. Relaja la cabeza y el cuello.

Eleva los hombros, sepáralos de las orejas. Desplaza los omóplatos hacia dentro de la cara posterior de las costillas y hacia la cintura. Eleva la pelvis.

Haz cinco inhalaciones y cinco exhalaciones. En la última, baja las rodillas al suelo y descansa un momento.

Haz esta secuencia un mínimo de tres veces y un máximo de cinco.

 

2. Janu Sirsana

Colócate como en la postura de la imagen. La planta del pie va pegada al muslo de la pierna contraria. Con una exhalación, baja el tronco flexionándolo sobre la pierna estirada. Flexiona los codos hacia afuera y hacia arriba.

Intenta igualar los costados cuando bajes. Alarga hacia delante el pecho y la cintura. Si llegas, cógete el pie con las dos manos y baja la cabeza hacia la espinilla. Todo esto siendo amable y comprensivo contigo. No fuerces la postura. Llega hasta dónde puedas.

Haz cinco inspiraciones con cada pierna.

 

3. Paschimottanasana

Siéntate con las piernas estiradas. Mantén los pies y los tobillos unidos como en la imagen. Con una espiración, inclínate hacia adelante, extiende los brazos y agarra los pies. Inspirando tira de los pies y extiende el tronco hacia arriba. Estira ambos costados y abre el pecho.

Exhalando, flexiona los codos hacia el exterior y acerca el tronco hacia las piernas. Si llegas, apoya la cabeza en las piernas (puedes colocar un cojín entre la cabeza y las piernas para no tener tensión en la zona del cuello).

Mantén la postura unos cinco minutos. Sin dolor.

 

4.  Viparita karani

Probablemente esta es la postura de descanso y relax que más me gusta.

Para conseguir tener los glúteos pegados a la pared, acuéstate  de lado y pega la cadera todo lo que puedas a la pared. Flexiona las piernas. Mantén las manos en el suelo. Luego gira 90 grados deslizándote con la ayuda de las manos y sube las piernas a la pared.

Estira hacia atrás y apoya la cabeza. Coloca los brazos por encima de la cabeza si te resulta cómodo.

Opcional: Si quieres puedes poner una manta doblada pegada a la pared y sentarte encima de ella, asi la cadera subirá más.

Es una postura muy cómoda y que te relaja muchísimo.

 

Si nunca has probado una clase de yoga, puedes empezar con estos ejercicios básicos. Al principio puede que te cueste un poco estar en las posturas, pero irás mejorando. Y sobre todo, bajarán el ritmo de estrés del día.

Como siempre, te invito a que lo pruebes. 😉

Si te interesa el tema ,te recomiendo este libro.

Deja un comentario