En este momento estás viendo Deja de quejarte

Deja de quejarte

Hay un momento en la vida en el que te vuelves selectivo, con lo que quieres escuchar, ver o sentir, también con el tipo de personas con las que quieres pasar tiempo y con las que no y también con las experiencias que quieres tener.

Cada vez me resulta más complicado pasar parte de mi tiempo con gente que se queja.

Se que hay días en los que podemos estar un poco desanimados, frustrados y nos quejamos sin sentido sobre cualquier cosa que creamos un obstáculo. Si ese es tu caso, bien. Solo tienes que ser consciente de que estás en ese estado y comenzar a tomar responsabilidad sobre lo que está ocurriendo.

El otro caso es el de las personas que se quejan continuamente.

De esas que en cada encuentro tienen un discurso penoso sobre lo difícil que es su vida, lo poco que le ayuda el entorno, su pareja o el gobierno.

Lo repiten una y otra vez, sin tomar ningún tipo de responsabilidad sobre su vida.

Escucharlos se vuelve una tarea profundamente agotadora. No se plantean, ni siquiera, que la vida de los demás pueda estar en crisis, en la que pueden estar enfrentándose a problemas personales, financieros o de salud física o emocional.

Es bueno saber que hay personas que ponen lo mejor de si mismas en cada encuentro, para no seguir creando estados de escasez a su alrededor.

Con la queja, están diciendo que la culpa es de otro. “No tengo más dinero, porque mi jefe no me paga más” .”No tengo una carrera, porque mis padres no me animaron a ir a la universidad”. “Estoy estresado porque tengo que cuidar a los niños.” ¡No están siendo responsables de su vida!

“Es fácil descubrir si alguien es víctima porque una víctima se justifica, se miente, culpabiliza a los demás, culpa a otros, y sobre todo, se queja.” – Sergio Fernández

Si eres de los que se queja hasta estos límites, deja de hacerlo. Estás enviando continuamente una vibración de escasez al universo.

Y lo que das, recibes.

Las personas abundantes no se quejan. Toman responsabilidad sobre su vida y pasan a la acción.

Si hay una situación que no puedes cambiar, pero de la cual no dejas de quejarte, cambia tu percepción sobre ella.

Pasa a la acción de forma interna, cambiando dentro de ti.

Siempre me pareció muy inspirador el siguiente texto;

Dios, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,

fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar

y sabiduría para entender la diferencia.

*(Sutistuye la palabra Dios por aquello en lo que creas)

Acepta lo que no puedas cambiar, y toma acción en las otras cosas que puedes mejorar. Se responsable de tu vida.

Si crees que tu vida es complicada, y crees que no tienes opción de cambiar nada en ella, lee el libro de Victor Frankl, El hombre en busca de sentido.

Frankl sobrevivió desde 1942 a 1945 a diferentes campos de concentración nazis, incluido Auschwitz.  Descubrió que  incluso en las condiciones más extremas de sufrimiento, el ser humano puede encontrar una razón para vivir, desde su dimensión espiritual.

Lo que debemos preguntarnos es qué podemos hacer para cambiar nuestra vida, qué le aportamos al mundo y reaccionar en consecuencia.- Victor Frankl

Deja de quejarte y no inviertas tiempo con personas que se quejan.

Toma acción para cambiar lo que quieras cambiar.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.