Creemos que somos solo un cuerpo físico, porque es el que vemos y percibimos con la mente. Pero, ¿sabías que existen cinco dimensiones de realidad?

Hemos aprendido a darle el 99% de la atención a la dimensión física, cuando tiene una relevancia de menos de un 1%.

Nos distraemos y nos entretenemos con la parte de la materia.

Lo bueno de esto es que podemos observar este mundo físico y utilizarlo como espejo para despertar y descubrir qué ocurre en nuestro inconsciente.

Cualquier síntoma o enfermedad es un espejo de lo que está ocurriendo en nuestra parte no consciente.

Miramos lo que ocurre fuera, para ver qué está ocurriendo dentro.

El proceso de cambio requiere que te hagas consciente de tu “yo” inconsciente. – Joe Dispenza

Quizás hayas escuchado el concepto salud holística, donde nos enfocamos en el bienestar de los cuerpos de las diferentes dimensiones. Serían los siguientes:

  1. Cuerpo FÍSICO
  2. Cuerpo ENERGÉTICO
  3. Cuerpo EMOCIONAL
  4. Cuerpo MENTAL
  5. Cuerpo ESPIRITUAL

1.Cuerpo Físico

Es el mejor que conocemos a través de nuestros 5 sentidos. Es al que le damos más importancia, porque lo creemos más real. Es con el que nos identificamos en primer lugar.

Marca la separación, la individualidad, nos hace creer que estamos separados de todo.

Si hay un síntoma en tu cuerpo físico, vigílalo y obsérvalo. Es momento de cuidar la dimensión física, la energética, las emociones, tus pensamientos y atender al propósito de ese síntoma.

2.Cuerpo Energético

Aunque no sea visible para todos, sí es medible y observable de forma científica (Busca a la Dr. Ana María Oliva y descubre su espléndido trabajo, aquí tienes su libro). 

Se extiende entre unos 40 cms y 1 metro alrededor del cuerpo físico. Se le llama campo bioenergético o aura. (Creo que muchos somos capaces de sentir el cuerpo energético de otros)

La energía se distribuye por este cuerpo a lo largo de una serie de canales energéticos, ubicados en los puntos llamados chakras. Estos canales funcionan como receptores de la energía que nos rodea.

Todos emitimos luz visible. – Ana María Oliva

Es por eso que existen terapias en las que se trabaja con la energía, en donde se obtiene también un efecto en el cuerpo físico.

3.Cuerpo Emocional

En este cuerpo residen las emociones, las sensaciones. Es cierto que no podemos verlas, pero sí sentirlas intensamente.

Las emociones son energía moviéndose por nuestro cuerpo. Nos dan la fuerza, el impulso y la valentía para tomar acción.

En ocasiones nos complicamos con las emociones que no queremos sentir. Es importante darse permiso para sentir la emoción, dejar que llegue a su punto máximo de la ola y de forma natural se desvanecerá en segundos.

Las emociones tienen un ciclo vital: aparece, se intensifica, llega a su límite, decrece y se desvanece. Tiene una duración de entre 30 y 90 segundos. El problema es cuando las bloqueamos y no las dejamos crecer, entonces se quedan estancadas, hasta que puedan seguir su ciclo natural.

Debemos darnos cuenta que las emociones no son ni positivas, ni negativas, simplemente son y cuando aparecen tienen sentido, por el momento en el que estamos, las creencias que tenemos y la experiencia que estamos viviendo.

4. Cuerpo Mental

¿Quién decide que existe una emoción positiva o negativa? La respuesta, la mente. 

Tú eres la única persona que piensa en tu mente. Eres el poder y la autoridad de tu mundo. – Louise Hay

Funciona así: viene una emoción, la juzgo de negativa, la bloqueo y no la dejo sentir.

El cuerpo mental podemos definirlo como el conjunto de pensamientos, conceptos, creencias,…que tenemos. Engloba todas esas ideas que tienes del mundo, de ti, de tu vida y de los demás.

De forma automática vivimos en este cuerpo la gran parte del tiempo. Nos definimos desde ahí, creamos nuestra personalidad, la identidad, el personaje.

Nuestro mundo, nuestra realidad, está construida por el significado que le damos a las cosas. De las infinitas posibilidades de lo que percibimos, escogemos una, y la mente la nombra, dándole realidad.

En el momento en el que la mente le da una interpretación lo hace real.

Percibes tu mundo, en función de tus pensamientos.

Nuestro pensamiento altera constantemente nuestra realidad. – Joe Dispenza

Las ideas, creencias que tengamos en nuestra mente darán lugar a un tipo de emociones u otras. Esto influye en nuestros cuerpos anteriores. Todo está conectado.

5.Cuerpo Espiritual

Es el cuerpo más relevante. Es la dimensión espiritual que vive en ti. Puedes llamarlo alma, ser, esencia, espíritu, yo superior, etc.

Es tu conexión con el Todo, el Universo, la Fuente, Infinito, llámalo como quieras. Es la parte más sutil de ti.

Nos acercamos más a sentirlo cuando vamos deshaciéndonos del yo, de la parte ego y conectamos más con el ser. Nos alejamos del miedo y vivimos desde el amor. Está en todo momento a nuestro alcance, solo que a veces no nos dejamos sentir, o escuchamos demasiado a la mente.

Podemos sentir el cuerpo espiritual cuando estamos «despiertos», cuando nos sentimos en la plenitud del Ser, sin apegos, miedos, limitaciones, y estamos conectados con la naturaleza, la vida y los demás. Nos sentimos ser parte de algo más grande. Es un estado maravilloso.

 

Quizás el cuerpo con el que podemos conectar de forma más rápida para usarlo de espejo, es el cuerpo físico. Para ello debemos tener voluntad de escuchar lo que está ocurriendo en él y encontrar el mensaje, ser conscientes de que hay un mensaje interno que se está manifestando en el mundo visible.

Después de encontrarlo, debemos integrar este mensaje y sanarlo internamente. Esto hace que entremos en un proceso de transformación.

Cuando tengas una dolencia debes analizar cuáles son tus mensajes, tus pensamientos, y dejar de enviarte ese mensaje. El cuerpo está escuchando todo el tiempo y está reflejando aquello que te dices, y que piensas de ti y de tu realidad. Observa si esos mensajes son de fortaleza o de debilidad. Descubrirlos, pararlos y cambiarlos te ayudará a comprender el propósito de todo el proceso, que será el despertar.

Y no olvides, el campo más importante es el ESPIRITUAL. Desde ahí puedes sanar y conectar con tu Ser. No te distraigas con los otros.

Si te cuesta observar tu cuerpo físico,  no es el único espejo en el que puedes verte. Existen otros como:

  • Ver lo que está ocurriendo en tu vida.
  • Tu fecha de nacimiento.
  • Tu árbol transgeneracional

El mundo es un espejo reflejando siempre lo que estás haciendo dentro de ti.- Neville Goddard

Cuando estamos alineados y estamos conectados con la esencia, todas las cosas que queremos, abundancia, plenitud, amor, libertad, paz,…se manifiestan de forma natural, son cosas que nos pertenecen por derecho natural.

Conecta con tu Ser, y vive desde el amor. Recuerda que todo lo que ocurre en tu vida y tu cuerpo tiene un para qué, un propósito. Observa y descubre cuál es.

 

 

 

Imagen Post: 
<a href="https://www.freepik.es/fotos/personas">


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.