Probablemente hayas vivido alguna situación en la que te han propuesto algún plan que no te apetecía, y has buscado alguna excusa creíble.

La frase estrella comienza con un: “No puedo”.

¿Realmente no puedes… o no quieres?

Marta Salvat en sus videos sobre los espejos nos explica que este no puedo lo que encierra es un no quiero.

Recurrimos al “no puedo” porque en la sociedad en la que vivimos está muy aceptado. Pensamos que con un no puedo, quedaremos mejor con los demás, que diciendo lo que realmente sentimos. Dejamos vivir en coherencia por “quedar bien”.

Y así entramos en un estado de incoherencia.

El “No puedo” nos coloca en una posición de victimismo y lo que hacemos es no afrontar ese No quiero que quizás encierra algo más profundo que no nos atrevemos a descubrir. Estamos escudando lo que sentimos de verdad.

Al no estar afrontando nuestro sentimiento más profundo, bloqueamos emociones y no estamos viviendo en coherencia.

Cada vez que no quieres quedar o no te apetece y dices: “No puedo porque estoy muy ocupada“, estás viviendo una incoherencia que tu cuerpo físico, energético, espiritual y emocional registran.

¿Qué ocurriría si dijeras “no quiero”?

Las respuestas aquí se simplifican en, “voy a quedar mal”, “la persona puede molestarse”, etc. Son juicios que estás haciendo. Y que crees que el otro va a hacer sobre ti (por tanto, estás juzgando al otro también).

Cada vez que evitas un “No quiero”, estás bloqueando algo en ti, te estás engañando y estás teniendo sentimientos de ataque hacia ti. – Marta Salvat

Al decir ese ” No Puedo” hay algo que no estoy aceptando de mí.

¿Qué es lo que estamos bloqueando?

¿Qué es lo que estás bloqueando cuando te escudas en un “No Puedo”?

El Miedo.

No acepto el miedo que existe en mí.

Pregúntate, ¿qué miedo existe detrás de ese “No puedo” que das como excusa?

Tienes varias opciones: Miedo al rechazo, miedo al abandono, miedo a no encajar, miedo a la soledad, etc.

Cuando no aceptamos estos miedos, los escudamos con un no puedo social. De esta forma bloqueamos el sentimiento de miedo, y no dejamos sentir en su totalidad esta emoción. De esta forma nos resistimos a llevar la emoción a su máximo, para que así pueda disolverse.

A lo que te resistes, persiste. – Eckhart Tolle

Tanto en Un Curso de Milagros como en los libros de Eckhart Tolle y de otros muchos autores, se nos repite que si nos resistimos a determinadas emociones, sentimientos, sensaciones, estas persistirán. Sólo aceptando eso que sientes se transformará.

Cuando nos dejamos sentir al máximo, en este caso el miedo al rechazo o al abandono, esa emoción desaparecerá y la soltaremos. Se transformará y nos liberaremos de ella.

Nuestra conducta, aunque sea con una frase, nos está haciendo de espejo de un miedo que no hemos aceptado. Nuestro comportamiento nos delata y por eso es importante hacernos observadores de nosotros mismos y de cómo nos comportamos.

Necesitamos algo del exterior que nos haga conectar con ese miedo, para observarlo y así poder aceptarlo.

 

Si quieres leer más sobre este tema, te recomiendo los siguientes libros:

 

 

 

 

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.